San Telmo

SHARE:

A solo 10 minutos a pie de Plaza de Mayo, el barrio más antiguo de Buenos Aires aún conserva sus aires arrabaleros. Así es San Telmo: histórico pero vibrante, bohemio pero distinguido. Parte del casco histórico de la Ciudad, este barrio de calles coloniales y edificios preservados no teme experimentar y es uno de los preferidos por locales y visitantes.

un recorrido por el barrio más antiguo de Buenos Aires

Nada mejor que un domingo para embarcarse en un recorrido por los desgastados adoquines de la calle Defensa, una de las principales arterias del barrio y excelente punto de partida. Cerca de 20.000 visitantes pasean cada fin de semana por la Feria de Antigüedades y Cosas Viejas de San Pedro Telmo, emblema de la zona. Como en una suerte de Gran Bazar, sifones, antiguas cámaras analógicas, estampillas, indumentaria, productos de cuero, bijou, mates -recipientes en donde se prepara la tradicional infusión argentina- y artesanías de todo tipo pueden encontrarse entre los más de 250 puestos callejeros dispuestos a lo largo de la calle Defensa, convertida en peatonal ese día de la semana.

Hacia el número 1000 de la misma calle -y luego de un trayecto en el que seguramente te verás tentado con delicias locales como churros y empanadas (pasteles salados rellenos con carne, verdura o queso, entre otros) ofrecidas por vendedores ambulantes- podrás comenzar a hacerte una idea de lo que San Telmo realmente tiene para ofrecer. Plaza Dorrego es el corazón de un barrio que te recibe de brazos abiertos y, cada domingo, se convierte en el escenario de profesionales y amateurs que dan cuenta de la tradición tanguera. Un lugar en donde se encuentran todas las generaciones para bailar tango: ¡milonga para todos!

Image title

A menos de dos cuadras, sobre la paralela calle Balcarce, se encuentra la Galería del Viejo Hotel, uno de los lugares con más historia del barrio. Se trata de un edificio que, como su nombre lo indica, funcionaba como hotel, pero existen versiones de que también lo hizo como conventillo y hospital durante la epidemia de fiebre amarilla en 1871. Hoy, esta estructura es una pintoresca galería y el atelier de numerosos artistas, orfebres y escultores del barrio; al igual que el Pasaje La Defensa, otra construcción tradicional de la zona. La Parroquia San Pedro González Telmo, ubicada en la misma manzana, es también uno de los emblemas del barrio.

La magia de San Telmo reside en su singularidad. Por ejemplo, más allá de la Avenida 25 de Mayo se encuentra la Iglesia Ortodoxa Rusa de la Santísima Trinidad. Proyecto de Mihail Preobrazensky, es de estilo bizantino y sus cúpulas azules con estrellas doradas son visibles desde Plaza Lezama. Otra atracción curiosa puede ser la visita a la casa más angosta de la Ciudad, ubicada en el número 380 del Pasaje San Lorenzo, y de la que se dice era la vivienda de un esclavo liberto. O también el Zanjón de Granados, un edificio en el que, durante un trabajo de restauración, descubrieron túneles, aljibes, cisternas y los cimientos de un conventillo y de la residencia de una familia acaudalada de la época colonial.

Image title
La casa más angosta de la Ciudad


La Galería del Asombro es otro lugar que invita a sumergirse en un universo fantástico: aliens, zombies, monstruos y villanos de Hollywood conviven en Defensa 1295. El Museo Argentino del Títere o el Museo Nacional del Traje también son buenas opciones para una visita diferente. Por otro lado, si lo que se busca es una exposición más tradicional, el recientemente inaugurado Museo de Arte Contemporáneo de Buenos Aires (MACBA) es un espacio que combina piezas nacionales e internacionales y realiza muestras itinerantes.

Image title
MACBA


Cuando cae el sol, podés cenar en el famoso Café San Juan, mirar un show en vivo en La Trastienda, ir a una clase de tango en el Viejo Almacén, degustar un trago en La Puerta Roja… las posibilidades son infinitas. ¿Estás listo?

Qué está sucediendo en #buenosaires