50 Claves del Tango

UN VIAJE EN EL TIEMPO AL CORAZÓN DE BUENOS AIRES

LEER MÁS

SEGUINOS!

50 Claves del Tango

01 ene, 2019

SHARE:

UN VIAJE EN EL TIEMPO AL CORAZÓN DE BUENOS AIRES

Viajar no siempre es el mejor libro. A veces un libro también puede ser el viaje más enriquecedor. Y Laura Falcoff lo logra a la perfección. Más que una obra literaria, 50 claves del Tango es una soberbia máquina del tiempo que te transportará al corazón de Buenos Aires, de aquellos gloriosos años 30.





Como en todo viaje en el tiempo siempre hay una primera estación de bienvenida. Y en este andén imaginario quien te recibe no es más ni menos que Carlos Gardel: una de las voces más reconocidas de la historia. O mejor dicho, el Elvis del tango, y por qué no el Sinatra porteño.

Image title

Fue el mismo Gardel quien inmortalizó himnos como El día que me quieras (sí, pensaste bien, la misma que Luis Miguel plasmó en su disco Romance 60 años después), Mi Buenos Aires Querido, Rubias de Nueva York, entre otras gemas; pero no fue sino él quien hizo estallar el big bang de este género musical, esparciendo su mística y ferviente poesía a todas las culturas y rincones del planeta. Continuemos con el viaje. Pero antes te pregunto: ¿Sos de vestirte elegante? ¿Adorás usar sacos, pañuelos o zapatos brillantes? Porque la autora también te presentará a uno de los personajes más pintorescos de este universo: el bailarín milonguero.

Image title

Formados en los clubes de barrio durante la década del 40 y 50, estos hombres de la milonga no solo adquirieron fama mundial por su dominio de la pista, más bien por ser una fuente de sabiduría y la encarnación más precisa de los secretos y leyendas de la noche de Buenos Aires. Pero es hora de salir del mundo de los clubes y salones. No olvides tu smartphone y otras pertenencias, porque la autora también te llevará a pasear por la hipnótica belleza de los barrios porteños. Almagro, San Telmo, Flores, Boedo, Belgrano Bajo, Villa Crespo y Pompeya, entre otros, más que distritos son la cuna misma del tango; “entidades vivas de casas bajas y calles empedradas; de faroles y barreras de tren; de conventillos y amigos por doquier”, expresa la autora. O en otras palabras, son el fiel retrato de una Buenos Aires teñida por aquellas ilusiones arqueadas y el afán melancólico de la vida que el tango le supo conferir, desde el primer día.





Pero ojo: el viaje no termina aquí. Laura también te hará descubrir a otros personajes tan impecables y célebres como Gardel. Si “Carlitos” fue el Elvis o Sinatra porteño, también nos podemos aventurar a decir que Enrique Santos Discépolo fue como el John Lennon del tango. Comparación no demasiada abrumadora cuando te enterás que este poeta, transgresor indomable, escribió tres de las obras más hermosas y memorables: Cambalache, UnoEsta noche me emborracho.

Image title

También “pasearás” por el esplendor de la calle Corrientes; esa misma que desde 1937 supo ser la febril “Broadway” porteña; la de los los Cafés de Notables, los cabarets añorados y la musa inspiradora de aquellos sombríos poetas tangueros. Pero un viaje en el tiempo sin La Cumparsita es un viaje francamente perdido. En un abrir y cerrar de ojos, Laura Falcoff te sumergirá en el “Tango de los Tangos”: el más famoso del mundo. Compuesto en 1916 por Gerardo Matos Rodríguez y popularizado en todo el planeta gracias a los arreglos orquestales de directores como Juan D’Arienzo y Osvaldo Pugliese. “No hay seguramente otro tango que tenga mayor número de registros fonográficos ni que haya sido más utilizado en el cine”, proclama la autora. Basta con pensar que La Cumparsita fue homenajeado en películas como El ocaso de una vida (de Billy Wilder, 1950), Una Eva y dos Adanes (mismo director, 1959), y hasta inspiró al propio Woody Allen para las escenas de Días de Radio (1987) y Alice (1990).

Image title

Y de la Nueva York de Woody, Laura te lleva sin escala al Sur, pero no precisamente a un punto cardinal sino a la magnífica obra de Homero Manzi: otro de los legendarios autores que el tango supo conseguir. Sur: “¿Qué argentino no ha coreado este tango, mal o bien, alguna vez en su vida”, improvisa Falcoff. Pero Manzi fue un paso más allá y junto a Aníbal Troilo (un bandoneonista nivel “Dios”) compusieron otros hitos del repertorio tanguero, como Che Bandoneón, Romance de Río y Discepolin, entre otros.

Igual de cautivador y sagaz es el pasaje que Laura le dedica sentidamente a otro héroe de la Liga del Tango: Astor Piazzolla. Pero lo más admirable es cómo ella retrata al “bandoneonista más famoso del mundo”. Basta dejarse llevar por sus acertadas palabras para darse cuenta de que la prolífica carrera de Astor y las anécdotas de vida más fascinantes que éste compartió con su admirado Gardel en Nueva York, pueden convivir sin miramientos en un mismo “óleo narrativo”.

Image title

¿Estás preparado/a para viajar en el tiempo al corazón de Buenos Aires? 50 claves del tango. El viaje de de iniciación milonguera que toda persona curiosa y sensible debe tener en sus manos.




SHARE:

TAMBIÉN PODRÍA INTERESARTE:


Qué está sucediendo en #buenosaires