Feria de San Telmo: la búsqueda del tesoro

La Feria de San Telmo es uno de los paseos obligados si visita el barrio un día domingo. Sus 270 puestos ofrecen tesoros del pasado, tal como lo vienen haciendo desde hace más de cuarenta años.

LEER MÁS

Feria de San Telmo: la búsqueda del tesoro

13 nov, 2015

SHARE:

La Feria de San Telmo es uno de los paseos obligados si visita el barrio un día domingo. Sus 270 puestos ofrecen tesoros del pasado, tal como lo vienen haciendo desde hace más de cuarenta años.

Desde 1970, todos los domingos de 10 a 17, los feriantes se instalan en el corazón de uno de los barrios más antiguos de Buenos Aires, sobre la plaza Dorrego y sus calles aledañas.

Candelabros, vajilla, abanicos, juguetes, joyas, tapices, monedas, botones, estampillas, miniaturas y platería, entre un sinfín de objetos, conforman el caos encantador de un lugar ideal para curiosos o coleccionistas que estén dispuestos a encontrar eso que los ojos no entrenados no vieron ni supieron valorar.

Aquí un mapa de coordenadas para conocer la feria a través de sus curiosidades


PLANCHA DE PELO Y TIJERA PARA RIZOS DE HIERRO

Con más de cien años de historia, esta planchita y rizadora de principios de 1900, era uno de los artefactos preferidos por las damas de alta sociedad de la época. Lo podés encontrar en el puesto 21 de Dorita Molli, especializado belleza femenina antigua, además de objetos de plata y alpaca, como cubiertos y vajilla. Buscalo en el corazón de la plaza.





ANTEOJOS DE SOL

La Feria puede ser un buen lugar para adquirir objetos vintage con utilidad, como los anteojos de sol del puesto 168 de Víctor Rodríguez. Hay modelos súper modernos y contemporáneos como unos de estilo cat eye de celuloide con patillas trenzadas y vidrios originales que sobreviven desde 1930. Especializado en cristalería y espejos, a Víctor lo ubicás sobre la parte de atrás de la plaza, casi en la esquina de Anselmo Aieta y Humberto Primo.

Feria de San Telmo


CAJA DE MÚSICA

¿Existe algún objeto tan fascinante como las cajas musicales antiguas? Con melodías que hipnotizan, Domingo Corigliano les va dando cuerda todos los domingos desde el puesto 76. Una de las más admiradas es la reproducción de un mueble combinado estilo años 60 con cajones alhajeros y un disco de vinilo que gira mientras suena la música. Allí también hay juguetes, cofres y caireles de cristal. Se trata de un espacio mágico ubicado en una de las esquinas de la plaza sobre la calle Defensa.


ALFILETERO DE PORCELANA

El puesto de María Lourdes Janeiro Álvarez es un universo de porcelanas y de arte colonial. Pensado para modistas coquetas, el alfiletero es una estatuita de porcelana vestida de seda, puntilla y lentejuelas. Una exquisitez venida de la Alemania del siglo 19. Lo encontrás en el puesto 21, sobre la plaza, justo frente a las escaleras que dan sobre Humberto Primero.





LUPAS, PLUMAS, TINTEROS

El mundo científico de antaño también tiene un lugar en la feria. En distintos puestos se pueden encontrar lupas, plumas, tinteros, proyectores, microscopios y cámaras de fotos, entre otros objetos vintage relacionados con la ciencia. Realizados en mármol y bronce, los tinteros de escritorio se multiplican en el puesto 91 de Carolina Moisá, ubicado sobre la vereda de Humberto Primero casi esquina Defensa.

SHARE:

TAMBIÉN PODRÍA INTERESARTE:


Qué está sucediendo en #buenosaires