La París de Sudamérica: los 10 palacios porteños que tenés que conocer

No hay otra ciudad en el continente en la que convivan tantas -e impresionantes- mansiones de estilo francés, las que a principios del siglo veinte construyeron la idea de Buenos Aires como la París de Sudamérica.

LEER MÁS

La París de Sudamérica: los 10 palacios porteños que tenés que conocer

13 feb, 2019

SHARE:

No hay otra ciudad en el continente en la que convivan tantas -e impresionantes- mansiones de estilo francés, las que a principios del siglo veinte construyeron la idea de Buenos Aires como la París de Sudamérica.

1 Palacio Paz

Enfrente de la Plaza San Martín (en el barrio de Retiro), te vas a encontrar con varias construcciones admirables. La sede del Círculo Militar Argentino o Palacio Paz se encuentra allí: una mansión que cuando se inauguró en 1912 estaba destinada al uso familiar. Ubicada en la avenida Santa Fe 750, el edificio de estilo francés ocupa doce mil metros cuadrados, tiene 35 dormitorios y 18 baños. Su majestuosidad era tal que, durante una visita a Buenos Aires, George Clemenceau (primer ministro de Francia a principios del siglo 20), dijo que sería necesaria “por lo menos la corte de Luis XVI” para llenarlo. Su dueño, José Camilo Paz, nunca llegó a conocerlo debido a que falleció en 1912, justo antes de ser terminado. Junto con su espléndida fachada, se destacan la Galería de Honor y el Salón de Baile. Hoy sus espacios se alquilan para casamientos o eventos empresariales.

Las visitas guiadas se realizan de miércoles a sábados a las 11 am y de martes a viernes a las 3 pm. Los jueves a las 3.30 pm se ofrecen tours en inglés. Avenida Santa Fe 750, Retiro



2 Palacio Errázuriz Alvear

Es una de las pocas mansiones abiertas al público debido a que, hoy en día, funciona allí el Museo de Arte Decorativo. De fachada francesa, el palacio fue diseñado por el arquitecto René Sergent de acuerdo con las directivas del diplomático vasco-chileno Matías Errázuriz Ortúzar y su esposa, Josefina Alvear. Cuentan que la familia inauguró la casa -en 1917- con una gala que fue recordada por la alta sociedad porteña de la época. Gran parte del mobiliario que en la actualidad forma parte de la exhibición del museo, fue comprado por el matrimonio durante su estadía en Francia en tiempos de la primera guerra.

Las visitas guiadas son temáticas. Para consultar días y horarios: www.mnad.org. Avenida del Libertador 1902, Palermo

Buenos Aires





3 Palacio Duhau

Convertido en un hotel cinco estrellas -el Duhau-Park Hyatt-, podés conocer sus interiores si tenés la suerte de alojarte en alguna de sus lujosas habitaciones o, en todo caso, si reservás para ir a comer o tomar un cocktail en sus espacios gastronómicos abiertos al público. Inspirado en un castillo francés, el Chateau du Marais, el palacio fue edificado en la década del 30 por el arquitecto León Dourge para la familia Duhau. No dejes de visitar la terraza con vista a sus espléndidos jardines escalonados sobre el relieve natural de la barranca.

Avenida Alvear 1661, Recoleta

Buenos Aires


4 Palacio Bosch

Cuando en 1910, Ernesto Bosch y su esposa se instalaron en Buenos Aires después de una estadía en Francia como embajadores argentinos, quisieron construir su residencia en Palermo, un área que, en aquel momento, era considerada como los suburbios de la ciudad. Como todos los ilustres de la época, los Bosch no fueron la excepción y pidieron un palacio de estilo francés rodeado de jardines que se inauguró en 1918 en la esquina de Libertador y Kennedy. Lamentablemente, la familia cayó en desgracia en 1929 debido a la crisis económica mundial y la propiedad tuvo que ser vendida al gobierno de Estado Unidos que en la actualidad la usa como residencia para su embajador.

Avenida del Libertado 3502, Palermo


5 Palacio Pereda

El Palacio Pereda está ubicado sobre la primera cuadra de la Avenida Alvear, llamada alguna vez como La bella vista, debido a sus múltiples mansiones y palacetes. Es parte de una de las postales más francesas de la ciudad: se ubica alrededor de la plazoleta Carlos Pellegrini donde nace la calle Arroyo, junto con la sede del Jockey Club y el exPalacio Ortiz Basualdo (hoy sede de la Embajada de Francia). Inspirado en el museo Jacquemart André de París, el Palacio Pereda funciona en la actualidad como la residencia del embajador de Brasil en Argentina. Junto con la embajada de Roma, es una de las preferidas de los brasileños en el mundo.

Arroyo 1130, Retiro

Buenos Aires


6 Palacio San Martín (Anchorena)

Además de mandar a construir la basílica del Santísimo Sacramento, Mercedes de Anchorena se hizo antes su propio palacio, en 1905, del otro lado de la Plaza San Martín. En la actualidad, la residencia es sede Ceremonial de la Cancillería. En realidad, el palacio está formado por tres mansiones unidas por un gran patio, todo inspirado en el clasicismo de la belle epóque.

Las visitas guiadas se realizan los jueves a las 3 pm en castellano y a las 2.30 pm en inglés. Arenales 761, Retiro

Buenos Aires





7 Palacio Ortiz Basualdo

Estuvo a punto de desaparecer cuando a fines de los 70 casi es demolido para el trazado en línea recta de la avenida 9 de Julio, pero sobrevivió gracias a las protestas de los vecinos y del gobierno francés. Pero, ¿por qué Francia? Porque la mansión es desde 1939 la sede de su embajada en Argentina. No hace falta aclarar su obvia arquitectura francesa encargada por el matrimonio de Daniel Ortiz Basualdo y Mercedes Zapiola, donde se destaca el pórtico circular y la cúpula de la esquina que asoma sobre la plazoleta Carlos Pellegrini.

La embajada abre sus puertas sólo una vez al año durante algún fin de semana de septiembre. Cerrito 1399, Retiro


8 Palacio Álzaga Unzué

Dicen que esta imponente residencia fue el regalo bodas que su dueño, Félix de Álzaga Unzué, le hizo a su mujer, Elena Peña. La ilustre pareja se casó en 1916 y se mudó a la mansión recién terminada en 1920. No tuvieron hijos, pero vivieron allí con muchos perros y aves. Hoy, funciona como parte del hotel Four Seasons y es una de las elegidas por las celebrities internacionales en su paso por Buenos Aires. Ubicado en el último tramo de la 9 de Julio, el palacio se corresponde con la arquitectura eduardiana y se destaca por el uso de ladrillo a la vista en la fachada. Si querés conocerla por dentro, vas a tener que desembolsar una pequeña fortuna para pasar la noche en una de sus habitaciones.

Cerrito 1433, Retiro

Buenos Aires


9 Palacio de Aguas Corrientes

Impactante en sus exteriores, lo de esta construcción es pura cáscara: adentro no hay más que un enorme tanque desde donde se abastecía de agua -a principios del siglo veinte- a toda la ciudad. Ni mármoles de carrara ni arañas de cristal, aquí lo único que importa es la estructura de la fachada: 130 mil ladrillos esmaltados y 300 mil piezas de cerámica que llegaron en barco importadas desde Bélgica e Inglaterra. En su interior, hoy funcionan las oficinas de la empresa proveedora de agua de la nación, y el museo del agua y de la historia sanitaria.

Riobamba 750, Balvanera

Buenos Aires


10 Palacio Fernández Anchorena

Con un toque de art nouveau, esta mansión también coincide en las líneas francesas que se repiten a lo largo de Alvear. Fue construida en 1907 por encargo de Juan Antonio Fernández y Rosa de Anchorena. Se destaca por la enorme cúpula de la fachada, mientras que sus jardines tienen salida por el otro lado de la manzana sobre la calle Posadas. En la actualidad, pertenece al Vaticano y es sede de la Nunciatura Apostólica. Allí se alojó Juan Pablo II durante sus dos visitas a la Argentina.

Avenida Alvear 1637 esq. Montevideo, Recoleta

Buenos Aires





SHARE:

TAMBIÉN PODRÍA INTERESARTE:


Qué está sucediendo en #buenosaires